HablarDigital

Category: Emprender

Chino rechazado 10 veces por Harvard monta un imperio online

El titular parece de El Mundo Today, pero no, es la verdadera historia de Jack Ma, el fundador del coloso del ecommerce chino Alibaba. A mi este tio me encanta, por ser tan sencillo, directo y auténtico, alejado de las típicas exposiciones de corporate bullshit a las que tan acostumbrados estamos. El pasado enero en el Foro Economico de Davos compartió ideas y experiencias muy interesantes:

Aquí algunos de sus comentarios que más me han gustado:

  • Creada hace 15 años, hoy en día Alibaba recibe 100 millones compradores al día, ha creado 14 millones de trabajos (directos e indirectos) y tiene un equipo de 30.000 personas. “Comparado con hace 15 años ahora somos muy grandes, pero si miramos dentro de 15 años todavía somos un bebé”.
  • Lo importante de la salida a bolsa no son los 25 billones de USD, sino la confianza que han depositado los inversores en Alibaba.
  • El modelo de Alibaba fue cuestionado repetidas veces porque no existía un equivalente americano (Amazon es mejor, eBay es mejor, etc) y ahora se ve que algo nuevo que nadie había probado antes puede ser un éxito. Fue en contra de las ideas establecidas, de las negativas de los bancos, inversores, gobierno… Le llamaban loco, y “serlo es bueno porque tienes que creer en cosas que los demás no creen“.
  • No obstante a Jack le han rechazado muchas veces: suspendió 3 veces el examen de acceso a la universidad, y antes había suspendido también tres veces el examen de acceso al instituto. También le rechazaron de 30 trabajos, incluso cuando abrieron un KFC en su ciudad cogieron a los otros 23 candidatos pero a él no. Intentó ser policía y de un grupo de 5 él fue el único al que no le dejaron serlo. En Harvard no le quisieron 10 veces. “Ser rechazado… bueno, te tienes que acostumbrar, simplemente no eres tan bueno para algo.
  • Nixon visitó su ciudad, y quiso aprender inglés. Y aunque no había escuelas o libros, para aprender trabajó 9 años con los huéspedes extranjeros del único hotel dónde iban y esa gente le abrió la mente. De hecho, una de esas turistas le puso el nombre de “Jack” porque su nombre chino le costaba pronunciarlo.
  • En 1995 visitó por primera vez los EE.UU. y probó internet por primera vez. Buscó la palabra “cerveza” en Mosaic, y no le gustó que no salieran cervezas chinas así que creó una pequeña página que al poco recibió 5 emails de gente interesada. Fue entonces le picó el gusanillo.
  • Jack quiere hacer de Alibaba una plataforma global. Hoy internet puede ayudar a pequeñas empresas vender en todo el mundo. De hecho empezaron a vender cerezas americanas a consumidores chinos y en 3 días se acabaron las 300 toneladas que había disponibles.
  • Le encanta Forrest Gump porque nunca se rinde. “Se sencillo, cree en lo que haces sin importar lo que piense la gente. Porque la vida realmente es como una caja de bombones y nunca sabes cuál te puede tocar.
  • Le preocupa que mucha gente joven pierda la esperanza. Y por eso quiere distribuir películas americanas en China, para darles esperanzas, porque el héroe americano lucha y sobrevive mientras que en las películas chinas siempre muere.
  • Si alguien te dice no, eso es solo el principio. Si no lo intentas seguro que es imposible, pero si lo pruebas por lo menos tienes esperanza y la oportunidad de hacer algo grande.

Publicado anteriormente en MisApisPorTusCookies

Emprender con cabeza

Mucho se ha hablado de emprender en España en lo que llevamos de crisis. Hasta han habido diferentes “realities” para darle más bombo (Tu Oportunidady Código Emprende en TVE, Cuatro prepara La Incubadora…). Y es que en España hace falta espíritu emprendedor, somos contrarios al riesgo por el miedo al fracaso y al ‘qué dirán’ ya que nos va la crítica destructiva y hacer leña del árbol caído.

Es verdad que los momentos de crisis despiertan la creatividad, pero creo que hay un poco de “burbuja emprendedora”. No quiero desalentar a nadie, pero hay mucha gente que se lanza a montar un negocio así a lo loco, como los Románticos del siglo XVIII y XIX que iban a combatir sin pensar en lo que eso suponía. Ellos tenían en mente ‘La Libertad Guiando al Pueblo’ pero la realidad era ‘La Balsa de Medusa’. Si vas a la guerra, tienes que ir bien preparado. Hay que lanzarse, sí, pero con pasos lógicos, con conocimiento, estrategia y flexibilidad para adaptarse.

Internet ha hecho que sea mucho más fácil abrir un negocio, pero que funcione sigue siendo un reto, sobretodo para aquellos que desconocen cómo funciona el mundo digital. Pero para aquellos que se atreven a dar el paso, hay todo un ecosistema de emprendimiento digital y muchos tipos de empresas online que se pueden montar, así como diversos tipos de emprendedores como podemos ver en esta graciosa infografía:

Entrepreneurship Statistics and Styles Infographic

Pero al emprender no importa solo la idea, sino la implementación, el cómo te pueden ayudar a construir tu idea. En USA el espíritu emprendedor lo tienen mucho más metido en el ADN y hay cientos de herramientas e iniciativas. Por ejemplo Clarity – una plataforma dónde puedes recibir consejo de profesionales (previo pago). O #uberpitch, una partnership de Google Ventures (la firma de venture capital de Google) y Uber (una especie de ‘AirBnB’ de taxis – algo que se dice mucho últimamente: “Es como el AirBnB/Spotify de [insertar producto o sector]”) en la que un emprendedor podía pedir un taxi con una persona de Google Ventures para que escuchara tu ‘elevator/taxi pitch’:

Sea cual sea la idea, no será fácil montar una empresa y tampoco lo será la vida del emprendedor. El éxito no está asegurado, el sacrificio sí. Hay mucha literatura por ahí, pero quería compartir algunas cosas que igual podrían ayudar:

Propósito 2014: aprender a programar

Otro año más acabamos en España con un desempleo altísimo, y aunque parece que ha pasado lo peor, seguimos sin levantar cabeza. Uno de los pocos sectores que sigue ofreciendo puestos de trabajo es el del mundo online y la tecnología – sólo hay que mirar la cantidad de cursos sobre distintos temas digitales que han aparecido desde el principio de la crisis. Pero tampoco hace falta apuntarse a mil cursillos, ¿y si aprendes a programar con los muchos recursos gratuitos que hay? Hoy en día tenemos tecnología en casi todos los aspectos de nuestras vidas, y saber programar es clave para tener un buen curro… y hacer cosas que molen.

En Estados Unidos saben lo importante que es, y Code.org (una organización sin ánimo de lucro que hace más accesible la educación en informática) lanzó la semana pasada www.hourofcode.org – empezar a aprender a programar en una hora con ejercicios sencillos y divertidos, y con el apoyo de muchos famosos:

Enmarcados en la “Computer Science Education Week” de la semana pasada, Obama grabó un video apoyando la incitiativa para fomentar que los niños y niñas aprendan a programar, algo que todavía no está en los currículos escolares estadounidenses:

Sin embargo hay países dónde ya se enseña a programar en los colegios: en Estonia, Finlandia, Israel… ¿A qué esperamos? Mitch Resnick explica muy bien las ventajas de enseñar a programar a las nuevas generaciones en su charla de TED.

En Mashable ya dijeron que programar es la habilidad de trabajo más importante para el futuro próximo, y muy pronto probablemente sea casi tan importante (o más) como saber inglés, o manejarte con Excel. Aunque no seamos niños, ¡nunca es tarde para aprender! Tampoco nos vamos a hacer hackers de la noche a la mañana, no es esa la idea. Personalmente trabajo en E-Commerce y lo que quiero es entender mejor esa parte técnica, ya que siempre que me quedo mirando algo de código me acuerdo de esas letras verdes de Matrix… Así que mi propósito para 2014: aprender a programar (lo básico, claro)

 

Imagen: Omer van Kloeten

Lecciones magistrales de e-commerce de un agricultor

Ricardo Lop, agricultor de Teruel, se lanzó a hacer una e-commerce de armas que ahora vende en muchos países. Es un ejemplo genial de emprendedurismo digital y de cómo sacar provecho del e-commerce internacional, y sin conocimientos previos de Internet ni muchos medios. Dió una charla en el Inspiration Day que vale mucho la pena ver:

Cómo dice Ricardo, no hace falta ser un lumbreras, sino aplicar sentido común. Algunas de sus lecciones magistrales:
  • Mercado potencial. En Teruel no se puede hacer un comercio especializado de nada porque hay muy poca gente. Pero con Internet estás a un click de todo el mundo. ¿Por qué vender sólo en España, acaso tienes que llevar el paquete tú? En el comercio electrónico no hay que tener barreras mentales, hay que vender en cualquier lugar con gente que quiera pagar. Tardamos 3 años de empezar a ganar dinero. Ahora, vendemos a más de 100 países y a 40.000 clientes, sin conocerlos y ningún moroso. Todo desde las afueras de Castelserás, un pueblo de 700 habitantes en Teruel.
  • La atención al cliente es vital, hay que contestar inmediatamente. Sino, puedes perder negocio por tardón o si hay algún problema al atender rápidamente el problema ya se ve de otra manera.
  • También conviene cuidar al proveedor. Intenta tener un catálogo amplio para poder comprar más y a mejor precio. Preocúpate que tu proveedor haga dinero contigo, sino tendrás un mal servicio, porque gratis pa ti solo trabaja tu madre.
  • Usabilidad. La gente debe ser capaz de comprar sin pensar, sin que tenga que leer, de manera intuitiva. La web está en español y en inglés, pero los precios en euros, dólares y moneda del país del visitante, con un botón claro de compra que permite poner una orden sin saber idiomas. No hay registro obligatorio, es una molestia y realmente a ti no te importa. Lo que está pagado, pues bien está. No pidas nada que no sea imprescindible.
  • Hay que poner todos los métodos de pago posibles, a la gente que quiere pagar hay que ayudarle. Cada método de pago que no pones te quita ventas.
  • En marketing no gastamos dinero menos 30€ en las fiestas el pueblo, por colaborar. Ponen mucho contenido para estar bien posicionados en SEO (sin pagar a Google) y también hacen acciones de marketing de guerrilla, te gastas poco dinero y te lo pasas muy bien (ejemplo: ApadrinaUnCongresistaTorpe).

El Arte de Empezar – Guy Kawasaki

He leído fragmentos de otros libros de emprendedores y siempre me han parecido más bien de autoayuda para convencerte de que ‘tú puedes comerte el mundo’. Este libro no es así, Guy Kawasaki escribe con frescura, naturalidad y sentido común, 3 cosas que a menudo fallan el mundo empresarial.

Lo primero que te enseña es a empezar a moverte, ya que “nadie ha triunfado solo haciendo planes”. No esperes a tenerlo todo planeado, lo mejor es ir haciendo porque “No se trata de empezar a lo grande, sino de acabar siendo grande”. Y ante el fracaso no decaigas: “lo importante es que aprendiste de tus fracasos y estás ansioso por volver a intentarlo.”

Siempre aspira a lo más alto, pero mantente en contacto con la realidad y escuchando al mercado. El plan de negocio y el posicionamiento son muy importantes, pero a veces las fuerzas del mercado eligen por ti, así que no vayas a fracasar por aferrarte demasiado. Céntrate en la función que necesitas satisfacer, no en la forma, porque lo importante es la implementación: “Es fácil tener ideas, lo difícil es implementarlas, pero es ahí donde está el dinero”.

Las ventas son esenciales, “Olvídate del ‘pienso, luego existo’: los emprendedores solo existen si venden”. Y para ayudarte en esto Kawasaki ofrece muy buenas recomendaciones para realizar un elevator pitch, hablar en público, hacer presentaciones (él es prácticamente el ‘padre’ del estilo de presentaciones de hoy en día) e incluso de cómo manejar la relación con business angels: “Cuenta nuevas mentiras y viejas verdades (y no al revés).

También dice cosas curiosas como “pide consejos a las mujeres porque los hombres tenemos un gen asesino”, una lista de recomendaciones para diseñar camisetas o que tu producto lo prueben personas mayores de 45 años para ver si su uso es complicado.

Tu producto o servicio debe ser capaz de contagiar entusiasmo, así que haz algo “que mole, efectivo, rompedor, inconfundible, emocionante…” Pero si no vas a crear algo para hacer del mundo un sitio mejor, no vale la pena. Kawasaki insiste en que lo más importante es darle sentido a tu creación y ser buena persona:  “La causa última de una gran empresa es su deseo de crear algo con sentido. Tener ese deseo no garantiza el éxito, pero significa que si fracasas lo harás haciendo algo que merece la pena. (…) Las ganancias que busca una buena persona son corresponder a la sociedad, no cosechar un dinero adicional. El dinero suele sacar a relucir la inhumanidad de las personas.”

Es un buen libro para leer aunque no seas un emprendedor en el sentido más económico de la palabra. Si tienes ganas de hacer, de construir, de crear cosas con sentido, te recomiendo este libro porque “ser emprendedor no es un puesto de trabajo, es la actitud mental de la gente que quiere alterar el futuro”.

Copyright © 2015 HablarDigital

Theme by Anders NorenUp ↑