HablarDigital

Category: Negocios

El fin de Alice España

En diciembre, el supermercado online Alice cesaba su actividad en España. ¿Por qué no ha tenido aquí tanto éxito como en EE.UU.?

En una sociedad cada vez con más prisas, el modelo de Alice tiene sentido, sobre todo si trabajaba con las marcas para poder ofrecer un amplio surtido al consumidor (contra la feroz competencia del espacio del lineal) accesible desde cualquier sitio y lugar. La gran dificultad para ser un verdadero supermercado online: el envío de productos refrigerados o frescos, que Alice no ofrecía. Pero además España tiene una infraestructura de distribución de Gran Consumo bastante única en Europa. La primacía del supermercado de barrio ha pervivido frente a los hipermercados a las afueras (y no ha sido así en otros países). La conveniencia del comercio electrónico no lo es tanto con esa cercanía del punto de venta (sin tener que coger el coche, ir lejos a comprar, etc.).

El comercio online español todavía tiene que madurar, una e-commerce de Gran Consumo triunfaría en un mercado en la última fase de desarrollo, y España todavía no está ahí. Tampoco olvidemos que España es un país pequeño (comparado con EE.UU.), de unos 14 millones de hogares que están pasando una situación económica muy mala, con consumidores que buscan ahorrar, por ejemplo comprando marca blanca, algo que no ofrecía Alice.

Como cualquier negocio, se trata de un problema de valor y volumen. Si vendes pocas unidades, necesitas un buen margen porcentual y en valor absoluto. Si vendes muchas unidades, el precio y margen pueden ser menores ya que lo compensas con mucha cantidad. El Gran Consumo es un negocio de volúmenes, los productos generalmente no son muy caros, por lo que para ganar dinero necesitas vender muchos (a mucha gente o con mucha repetición). Así que entre la situación económica, el mercado pequeño e inmaduro, junto con el papel de los súpers, Alice no podía obtener una masa crítica de usuarios adecuada para hacer un buen negocio, y sobretodo en tan poco tiempo, ya que lanzaron en Julio de 2011.

Quién tiene una ventaja para ofrecer un buen e-commerce son los negocios que ya tienen la infraestructura montada: los súper- e hipermercados con cobertura geográfica y entrega a domicilio. Algunos como Caprabo o Carrefour ya tienen tiendas online “aceptables”, otros como Mercadona, tienen una web que de verdad da vergüenza… Dios, si es que duele mirarla:

Parece ser que la mayoría de estas cadenas no se toman Internet muy en serio, y seguro que dicen que “todavía es pronto” y ponen el fin de Alice como ejemplo. También es verdad que los primeros en llegar suelen tener ventaja y que a veces falta demanda porque falta oferta y no al revés. Además, si el mercado no está preparado, hay que concebir el canal digital como una inversión a largo plazo y con su propio planteamiento adaptado al medio (Carrefour Brasil ha cerrado su e-commerce porque no ha sabido ser coherente: competía en electrónica, surtido incompleto, sin aprovechar ventajas de multichannel, sin apoyarlo con el capital y la gente adecuada…).

La conveniencia de la tienda de barrio solo se puede combatir con más conveniencia: muy buen servicio de entrega (en tiempo y calidad del género), amplio surtido y/o buenos precios. ¿Te suena de algo? Sí, se llama Amazon, y ya se sabe lo bien que les va, aunque lo suyo les ha costado. Ulabox, el otro supermercado puramente online español, ya se diferencia con una entrega excelente, y probablemente saldrán reforzados con el fin de Alice. Ya veremos cómo se va desarrollando el combate por llenar la cesta de la compra online.

Las posibilidades del ‘Price Scraping’

En internet, la transparencia de los precios es una gran ventaja para el usuario que busca ahorrar hasta el último Euro, y la competencia por ellos es feroz. No suele ser conveniente diferenciarse por precio, pero si vendes online siempre debes vigilar los precios de tu competencia, sea cual sea tu posicionamiento.

El ‘Web Scraping’ es una técnica de extracción de datos de webs y ‘price scraping’ es extraer los precios. Hay varias formas de hacerlo:

  • Manualmente puedes buscar tus productos en las webs de la competencia o echar un vistazo en Google Shopping u otros comparadores. Es la opción más fiable aunque es la que más tiempo consume.
  • Construir bots a medida para cada competidor. Estos ‘robots’ o ‘spiders’ recogen los datos automáticamente. Es la opción más eficiente, aunque cara de configurar.
  • Contar con una plataforma de Price Scraping. Hay proveedores bastante asequibles con metodologías diferentes: Competitor Price Watch, Mozenda, Price2Spy, Competitor Monitor

El problema de las soluciones tecnológicas es que puede resultar complicado si los competidores imponen nuevas barreras constantemente. Además, corresponder tus productos con los de la competencia suele ser difícil porque el nombre tal vez no sea el mismo, que no muestre el EAN, que sean de colecciones o versiones diferentes, de primera o segunda mano, o imitaciones. Y esto solo se puede distinguir (por ahora) con ojos de humano…

Al final dependerá de la cantidad de productos que ofrezcas, lo sensible que sea tu consumidor al precio, lo importante que sea para tu negocio tener siempre el precio adecuado, la madurez del mercado, el tiempo y presupuesto que tengas, cantidad de competidores, su ‘awareness’ y posicionamiento en buscadores… Sea como sea, ¡vigila el precio de tus competidores!

2012: Año de la digitalización española

España va mal y eso lo sabemos todos: un PIB apenas positivo, deuda, paro… y no digo más porque me deprimo. Hay muchas cosas que hay que cambiar, como la poca competitividad y productividad, un problema anterior a la crisis. Una de las razones de ello el peso de las PYMEs en la economía española, aportando el 65% del PIB y el 75% del empleo privado. Para que generen más negocio y empleo, deben ofrecer sus productos mejor y en más mercados, y la solución es lanzarse a Internet.

En 2011 hubo iniciativas interesantes como Conecta tu Negocio, para q el que el 77% de las PYMEs estrenaran su primera web. No se si habrá bajado ese porcentaje, pero todavía queda mucho por hacer. Para aquellos “internescépticos” (si es que aún los hay): con la crisis uno de los de los pocos sectores que sigue creciendo es el de las TIC, estas Navidades el e-commerce creció un 20% en España, 1 de cada 3 españoles tienen Internet en el móvil

Ojo, Internet no es llegar y besar el santo, también hay que trabajarlo a fondo para sacar el máximo. Pero con las nuevas posibilidades que te ofrece Internet solo puedes ir a mejor, y si no haces algo… ¡Seguro que tu competencia lo hará! Así que, ¿a qué esperamos? Digitalicemos este país, convirtiendo Españistán en E-spaña. ;)

El Arte de Empezar – Guy Kawasaki

He leído fragmentos de otros libros de emprendedores y siempre me han parecido más bien de autoayuda para convencerte de que ‘tú puedes comerte el mundo’. Este libro no es así, Guy Kawasaki escribe con frescura, naturalidad y sentido común, 3 cosas que a menudo fallan el mundo empresarial.

Lo primero que te enseña es a empezar a moverte, ya que “nadie ha triunfado solo haciendo planes”. No esperes a tenerlo todo planeado, lo mejor es ir haciendo porque “No se trata de empezar a lo grande, sino de acabar siendo grande”. Y ante el fracaso no decaigas: “lo importante es que aprendiste de tus fracasos y estás ansioso por volver a intentarlo.”

Siempre aspira a lo más alto, pero mantente en contacto con la realidad y escuchando al mercado. El plan de negocio y el posicionamiento son muy importantes, pero a veces las fuerzas del mercado eligen por ti, así que no vayas a fracasar por aferrarte demasiado. Céntrate en la función que necesitas satisfacer, no en la forma, porque lo importante es la implementación: “Es fácil tener ideas, lo difícil es implementarlas, pero es ahí donde está el dinero”.

Las ventas son esenciales, “Olvídate del ‘pienso, luego existo’: los emprendedores solo existen si venden”. Y para ayudarte en esto Kawasaki ofrece muy buenas recomendaciones para realizar un elevator pitch, hablar en público, hacer presentaciones (él es prácticamente el ‘padre’ del estilo de presentaciones de hoy en día) e incluso de cómo manejar la relación con business angels: “Cuenta nuevas mentiras y viejas verdades (y no al revés).

También dice cosas curiosas como “pide consejos a las mujeres porque los hombres tenemos un gen asesino”, una lista de recomendaciones para diseñar camisetas o que tu producto lo prueben personas mayores de 45 años para ver si su uso es complicado.

Tu producto o servicio debe ser capaz de contagiar entusiasmo, así que haz algo “que mole, efectivo, rompedor, inconfundible, emocionante…” Pero si no vas a crear algo para hacer del mundo un sitio mejor, no vale la pena. Kawasaki insiste en que lo más importante es darle sentido a tu creación y ser buena persona:  “La causa última de una gran empresa es su deseo de crear algo con sentido. Tener ese deseo no garantiza el éxito, pero significa que si fracasas lo harás haciendo algo que merece la pena. (…) Las ganancias que busca una buena persona son corresponder a la sociedad, no cosechar un dinero adicional. El dinero suele sacar a relucir la inhumanidad de las personas.”

Es un buen libro para leer aunque no seas un emprendedor en el sentido más económico de la palabra. Si tienes ganas de hacer, de construir, de crear cosas con sentido, te recomiendo este libro porque “ser emprendedor no es un puesto de trabajo, es la actitud mental de la gente que quiere alterar el futuro”.

Copyright © 2016 HablarDigital

Theme by Anders NorenUp ↑