Hace unos meses fui de vacaciones a Cuba, una semana de aventura por el paraíso soviético para desconectar. Aunque sí que conseguí desconectar, no pude evitar preguntar a los cubanos sobre Internet. Cómo en todo régimen totalitario, hay censura, y en Cuba el acceso a Internet está muy restringido, sobretodo por su alto precio para una ciudadanía empobrecida. La empresa estatal de comunicaciones tiene el monopolio y solo permite el acceso a los ciudadanos en sus cibercafés a un precio prohibitivo: 6 CUCs la hora (el CUC es el peso convertible, que tiene paridad con el dólar americano y con el que se pone precio a todos los productos que no sean muy básicos), cuando el salario de un médico es de 25 CUCs al mes. Recientemente, el gobierno cubano anunció mejoras para hacer Internet más accesible, a 4,5 CUCs /h, que sigue siendo muy caro.

A ese precio, Internet en Cuba es un verdadero lujo, inalcanzable para la mayoría de la población. Hasta conoci a un grupo de música (curiosamente, el nombre del grupo era “Online”), les recomende que vieran algunos videos de Beirut de cómo hacer buenos videoclips con ideas muy sencillas, pero ellos no podían permitírselo… Hay gente que tiene permiso a algunas horas o megas de más. Por ejemplo los periodistas, que tienen asignadas una cantidad adicional para navegar en casa, aunque la mayoría las revenden “ilegalmente” (ya que acceden desde el trabajo) a otros para sacarse un sobresueldo (a 2 ó 3 CUCs la hora). Los estudiantes universitarios también pueden conectarse en la Facultad hasta un máximo de 20 Megas por mes. Un límite muy bajo, aunque eso no impide que tengan una escuela de Ciencias de la Computación en la Universidad de La Habana.

Cables en TrinidadNo obstante, los cubanos son expertos en encontrar la manera de hacer las cosas, cómo me dijeron varias veces: “El cubano se le escapó al diablo“. Muchísimos hogares tienen la television pirateada con lo que ven las cadenas latinas de Florida. Algunos tienen una especie de receptores de conexión por satelite ilegales con lo que tienen un acceso más rapido “que da para ver vidéos“, porque la conexión convencional es muuuuy lenta. Pero esto no evita que puedan ver series americanas y españolas: segun me dijeron, hay alguien en la isla que cada semana se descarga las series y las vende en cds que van distribuyendose y revendiendo por la isla. ¡Me sorprendió lo mucho que les gustaba “El Barco”!

En la dificil situacion de la isla, casi todos subsisten gracias al trabajo adicional que puedan sacar del turismo: vendiendo botecillos de champu de un resort hotelero, haciendo de taxista ilegal si tienes coche (y sí, probablemente uno americano de los años 30), o de otras muchas maneras. En parte debido al bloqueo, está claro que el sistema no se sostiene, cómo dijo Fidel Castro en 2010 “El modelo cubano ya no funciona, ni siquiera a nosotros.

Local en La Habana que parecía decir "Actualízate"No pretendo dar una lección de libertades civiles, ni hacerle sombra a Yoani Sánchez, y está claro que los cubanos tienen problemas más importantes que acceder a Internet. No obstante, es indiscutible el potencial de Internet para conectar a las personas y aupar un cambio, lo vimos en la Primavera Árabe, pero sólo es es una herramienta a disposición de los ciudadanos, sin su voluntad de nada sirve, y de nada sirve intentar coartar la voluntad de la sociedad. Pero a lo mejor esto es sólo una teoría… Y en teoría todo funciona, hasta el comunismo, como dice Homer Simpson.