Se acaba el año y ahora toca ponerse a ver qué tendencias marcarán el 2013, pero cómo hay tantas versiones y a cada uno se le ocurren cosas diferentes, al final veremos qué es lo que realmente ocurre…

En un reciente webinar de la consultora eMarketer destacaban 5 tendencias clave para el marketing digital en 2013:

  1. Fragmentación por todas partes
  2. Pensar primero en online no basta, primero va el móvil
  3. El comercio no es lineal sino enrevesado
  4. El (márketing de) contenido es el rey
  5. Los datos son la moneda clave del márketing

La agencia de publicidad JWT habla de la Era del Súper Estrés, de cómo la falta de tiempo nos va a empujar a querer jugar sin reglas, sin olvidar lo importante que es la salud para ser felices. La digitalización sigue su conquista y la huella digital será ahora móvil, los objetos inteligentes aumentan, con ofertas personalizadas y pudiendo convertir cualquier cosa en una tienda. Aunque con esta creciente y constante hiperconexión también comentan que encontraremos nuevas maneras de delimitar lo público y lo privado, al mismo tiempo que buscaremos actividades que hagan explotar nuestros sentidos. Ah, y no nos olvidemos del auge del crowdsourcing.

Trendwatching habla de cómo los consumidores se van a involucrar más en la creación y crecimiento de productos, aunque las marcas también tendrán que ser muy transparentes y que sus productos puedan ser devueltos a la naturaleza. Los países emergentes exportarán orgullosos su cultura y ya no solo fabricarán para países desarrollados, sino también producirán soluciones específicas para sus propios mercados, mientras algunos países del “primer mundo” verán como resurge la industria doméstica. Los consumidores buscarán maximizar cada momento gracias al móvil, además de sacar ventaja a un “data mining” que personaliza lo que se les ofrece. Además la salud y la medicina se van a “apptualizar” completamente.

Bueno, parece ser que coinciden en dos cosas:

  • La importancia del móvil: con consumidores hiperconectados es importante que las empresas estén preparadas para desatar todo el potencial de este medio que ya no es del futuro, sino del presente.
  • Datos, datos, datos: no nos ahoguemos en la marea de información que se puede recolectar, aprovechemos el “Big Data” para hacer ofertas personalizadas, más relevantes y eficientes, en un mundo de consumidores más exigentes y dispersos.

Yo personalmente (e intentando ser un poco más específico) añadiría:

Pase lo que pase, seguro que será otro año apasionante para el mundo digital.